Esperando a Victoria Kent (Cap.III Ep.6º)

(episodio anterior)

Se cumplen cuatro días de siega. Daimiel es una romería de carros y galeras con colmo de cereal. En las eras, donde han arribado envueltos en una nube de polvo, los gañanes descargan con brío los haces. Tienden la parva y tiran de la soguilla dejando la mies al oficio del trillado. El sílex y las mulas enganchadas se reparten el trabajo de molido. Machacado y aventado, cargan el trigo en los costales dirección al depósito. Habían quedado en el campo los segadores comiendo al amparo de un chozo, protegidos del sol. No hay dios que aguante dentro de la casilla donde el hogarín le ha metido otros ocho o diez grados a un ambiente de origen abrasador. Al llegar la noche refieren el  siniestro sonado de la temporada. Le ha tocado la desgracia al rico hacendado Doroteo Martín-Consuegra. Se le han pegado fuego veinte fanegas de cereal en la finca que administra junto al convento del Cristo de la Luz. Luna vana en el firmamento, quietud. Cascabelean los grillos. Duermen al raso. Y mañana otra vez.

La novedad republicana es que irregularidades que antaño se practicaban ahora se difunden como inadmisibles. A la Casa del Pueblo han llegado denuncias por supuestas infracciones de contratos. Despidos improcedentes o uso indebido de mujeres en la siega, hecho prohibido que a los propietarios les aporta pingües reducciones de costes porque la hembra, por norma, viene cobrando un cuarenta por ciento menos que el varón. Los señores contraatacan acusando a los querellantes de dedicar su tiempo en vez de a todo el jornal a otros menesteres como coger espárragos.

Entretanto el paisanaje embebido en política va tomando posiciones. Las formaciones de Madrid abren sucursales en los pueblos, se conforman las familias de correligionarios. Cada cual busca su sitio. Una opción es el Partido Republicano Radical-Socialista. En las municipales y parciales comparecieron en la gran coalición republicana donde todo cupo. El partido de Marcelino Domingo capta en Daimiel a una minoría izquierdista de clase media. Algunos comerciantes, artesanos o maestros de ideas progresistas con un credo que indefectiblemente les acabará situando en el bloque que les corresponde por naturaleza. En el ayuntamiento han colocado a Antonio Almela. Ahora constituyen el comité local del partido dándole la presidencia a Isidro García Loro. Es designado vicepresidente Carmelo García de Maroto; secretario Manuel Martín de Bernardo y completando la directiva Tomás Negrillo, Felipe Muñoz de Morales, Prado Ruiz de la Hermosa, Miguel López de la Nieta y los hermanos Bautista y Valentín García-Consuegra. Se preparan porque el 28 de junio se abren de nuevo las urnas. Hay elecciones a Cortes Constituyentes y los radicales socialistas concurrirán en coalición multicolor con los radicales de Lerroux, la Derecha Liberal Republicana de Alcalá Zamora, Acción Republicana de Azaña y, ahora sí, el Partido Socialista Obrero Español.

En la otra punta ideológica, sin mucho interés por los comicios que se avecinan, anidan los patrocinadores del antiguo régimen. Los mismos que quieren dañar la república con la indiferencia de la incomparecencia en las listas y la abstinencia en las urnas, van cantando esta coplilla:

Si mujer pública es aquella que es prostituta

La Re-pública ha de ser toda la que es doble puta

y siguiendo la razón de esta lógica absoluta

todo el que afirma ser de la República hijo (y homenaje le tributa)

seguro será de fijo un hijo de la gran puta

Quienes bebieron los vientos por el señor Pinilla, este domingo 21 de junio se acercan al acto de presentación de un partido a la medida. Después de darle muchas vueltas al nombre acuerdan ponerse  Agrupación Republicana Independiente de Daimiel con don Joaquín de líder secundado por Vicente Rodríguez y José Blanco.  La secretaría se ve muy concurrida con aspirantes a afiliarse. Quienes semanas atrás salieron del ayuntamiento buscan ahora su sitio. De momento, aparte de la denominación alumbrada con fórceps, definen un lema que más adelante ya verán cómo desarrollan: “Libertad dentro del orden, trabajo y progreso en política general e independencia”. La primera decisión es renunciar a presentarse a las elecciones constituyentes de la semana que viene.

Elecciones a Cortes Constituyentes

Anoche terminó pronto el recuento y la victoria fue clara para los socialistas. El apoyo que el electorado daimieleño ha dado a sus parlamentarios no ha crecido demasiado respecto al que dio a los concejales de la Casa del Pueblo en las parciales del 31 de mayo. La diferencia es que ahora más de medio pueblo no fue a votar. Las clases pudientes simpatizantes de la monarquía han afeado así unos comicios nacionales que, pensaron, no van con ellos. El abstencionismo les ha situado de espaldas a la República.

Los afiliados a la Casa del Pueblo salieron a celebrarlo por las calles de Daimiel. Esta mañana no se ha comentado que hubiera altercados. En la radio han hablado de la victoria de las izquierdas en toda España, de un cambio del mapa político. La derecha y el centro republicanos (excepción hecha de los radicales) han quedado reducidos a un papel testimonial, en tanto que la derecha monárquica ha sufrido un serio revés alentado por su propia desidia.

Carmencita Ogallar está guapa como siempre pero nerviosa como nunca, mucha responsabilidad es suplir hoy a la omnipresente Casilda Martín-Gil . Esta tarde todos la miran. Especialmente quienes la amurallan, los vigorosos fútbolistas del Racing de Daimiel dispuestos a batirse en varonil duelo contra el Racing de Ciudad Real. Los capitalinos han tenido a bien participar en la amistosa inauguración del nuevo campo de los locales acondicionado en la parcela de Vicente Rodríguez en la calle Pedreros. Bendecido el terreno por el párroco don Tiburcio, el joven delantero Antonio Almela, el hijo del concejal,  posa el esférico sobre la cal para que la señorita Ogallar ejecute  el saque de honor advirtiéndole de no enredarse con la falda. Ríe el cura señalándose la suya, bromean los jugadores.Casilda Martin Gil

También hay esparcimiento en las gradas donde el presidente del Racing, Domingo Cabanes, se levanta gentil cediendo su silla a don Max Cassin que ha bajado de su mansión de La Francia a pasar la tarde entre los del pueblo. En la casa del ‘Burraco’ disfrutan del acontecimiento varios muchachos. Se han ahorrado la entrada subidos a la gavillera que rebasa la tapia de barro que cerca el recinto.

Arranca el encuentro y entre la afición se comenta la ausencia de Victoria Kent que tenía previsto este lunes litigar en un caso frente al ciudadrrealeño Cirilo del Rio. Decepción entre los daimieleños que incluso pensaron que la celebérrima abogada se dejaría ver por el fútbol. El juicio se ha suspendido porque ambos letrados se deben a elevadas responsabilidades por sus nuevas atribuciones. Hace unas horas han sido elegidos diputados para las primeras Cortes de la República.

El partido acaba empatado a dos goles. Otro gallo hubiera cantado si Pacheco defendiera aún la portería de los locales. No habrá otro como él.

La abogada y diputada Victoria Kent
La abogada y diputada Victoria Kent

Leer Capítulo IV – Un verano a duras penas
Episodio 1º. ‘ Una noche de verano en la mansión de los franceses’

One thought on “Esperando a Victoria Kent (Cap.III Ep.6º)”

  1. Ismael, hay un error en tu texto, la cosecha que se quemó pertenecía a Doroteo Martín-Consuegra de la Flor, bisabuelo mio.

    Muchas gracias por aportarnos luz sobre la historia de Daimiel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *